Graduación de la vista2019-12-18T09:52:21+00:00

En la graduación de la vista o también llamada refracción, nuestros optometristas determinan el estado refractivo del paciente y establecen la corrección óptica más adecuada para cada persona. La información obtenida servirá también de ayuda al oftalmólogo para un adecuado diagnóstico y seguimiento tu caso.

¿QUÉ ES LA GRADUACIÓN DE LA VISTA?

Una de las labores más importantes que pueden llevar a cabo tanto oftalmólogos como ópticos es graduar la vista. Cuando se gradúa la vista se va a conocer exactamente cuál es el problema de visión que el paciente padece, así como el grado en el que dicho problema se manifiesta. De esta forma, se podrá optar por el tratamiento más adecuado en cada caso, lo que permitirá que el paciente pueda recuperar una visión correcta.

¿CÓMO SE GRADUA LA VISTA?

La graduación de la vista se lleva a cabo a partir de varias pruebas que permiten que el oftalmólogo u óptico identifique los problemas visuales que tiene el paciente y el grado en el que estos se manifiestan en cada ojo. Es decir, al graduar la vista, se va a poder saber qué problema concreto se padece (miopía, hipermetropía, astigmatismo, vista cansada, etc.), así como el grado concreto en el que afecta al paciente.

¿A QUE EDAD PUEDO GRADUAR LA VISTA?

Cuando nacemos el sistema visual no está maduro y va evolucionando hasta los 7-8 años de edad. Muchos problemas visuales deben ser tratados durante la infancia, por eso es importante que los niños pasen revisiones lo antes posible y siempre antes de comenzar el colegio.

¿Cuando debo de llevar gafas?

Hay que tener en cuenta, que no todas las personas necesitan llevar gafas con a partir de la misma graduación. De esta forma, la corrección mínima de la miopía, por ejemplo, es muy variable y depende de las necesidades de visión lejana que tenga cada individuo.